Reseña Ni no Kuni II: Revenant Kingdom
Reseñas
3

Reseña Ni no Kuni II: Revenant Kingdom

29 marzo, 2018
4 Comments
10 minutes read

Ni no Kuni es un nombre grabado en el alma de los piperos, si bien sabido que el juego apareció originalmente en Nintendo DS… este proyecto original desarollado por Level 5 en colaboración con Studio Gihbli fue uno de los puntos altos en la historia de la Playstation 3 en su lanzamiento hace 5 años atrás, por esto es que las expectativas con su secuela eran altas.

Así es como nos llegó Ni no Kuni II: Revenant Kingdom, un juego hermoso y divertido… el que a pesar de ya no contar con el respaldo del legendario estudio nipón de todas formas logra encantar con su arte y su gameplay que te lleva a lugares del pasado.

  • Desarrollador: Level 5
  • Fecha: 23 de marzo del 2018
  • Publisher: Bandai Namco
  • Plataformas: PlayStation 4 (revisada) y PC
  • ESRB: T – Teen

Un nuevo comienzo

Lo Primero que llama la atencion del juego son las ganas de desconectarse de su predecesor, empezando por la historia. Revenant Kingdom se sitúa cientos de años después de los eventos del juego original, rompiendo cualquier lazo posible con el Ni No Kuni de la generación pasada.

Esta vez seguimos la historia de Evan Pettiwhisker, un niño rey quien es derrocado en el mismo día de su coronación y forzado a abandonar su reino. Para su fortuna, el pequeño rey sin corona cuenta con la inestimable ayuda de, bueno, el presidente de Estados Unidos (uno ficticio, porque claramente el real no se molestaría en ayudar a un inmigrante que lo acaba de perder todo), desde ese punto ambos colaboradores se embarcan en una aventura por construir un nuevo un nuevo reino que una a todas las banderas y establezca la paz en el mundo.

Este mensaje pacifista es “le leymotiv” del pequeño Evan, quien lejos de querer revancha contra quienes lo traicionaron, enarbola un claro mensaje de cooperación y amistad, siempre confiando en la intrínseca bondad de la personas por sobre las fuerzas oscuras que manejan sus malas acciones. Esto también marca un buen contrapunto con la naturaleza de los reinos y reyes con los que debe relacionarse, desde reinas que usan tiradas de dados para aplicar políticas publicas, hasta reinos que harían palidecer a Gerorge Orwell, pasando por una galería de mandatarios locos y lugares gobernados de forma pintoresca, por decir algo.

Esta aproximación le otorga mucho valor a una historia que por otra parte se siente repetida y que a veces camina muy sobre seguro, con algunos buenos momentos y personajes un poco infra desarrollados.

Combat baby!

Otro apartado en donde Ni No Kuni II se aleja totalmente del original es en el combate, el sistema “pokemonesco” de los familiares de la primera entrega acá es reemplazada por peleas en tiempo real, que a mi se me hacen muy similares a las de Kingdom Hearts, pero con su propio estilo. A pesar del cambio de estilo… las “parties” se mantienen, esta vez con 3 personajes y 4 Higgledies, familiares que ahora colaboran con “buff” y algo de distracción en batallas más grandes, y un simple pero a la vez profundo sistema de armas que permite usar 3 items de melee y un arma de rango. Todo esto además de poderes mágicos que se van desbloqueando a medida que se avanza en la historia, otorgando así una buena profundidad en las mecánicas de combate, esto aderezado con su obligatorio sistema de equipo y progresión de personajes tradicional tan característico de cualquier JRPG que se precie de tal.

Si bien cuesta al principio agarrar la mecanica del combate, una vez dominada funciona de maravilla, dotando a la party de los medios necesarios para enfrentar a poderosos enemigos. La excelente IA de los NPC te obliga a estar alerta en cada momento de las batallas buscando el momento justo para contraatacar con efectividad y defenderte de los ataques que a menudo vienen por todos los flancos.

Todo este gran trabajo se corona con el “Tactics Tweaker”, una herramienta que permite administrar los atributos de la party y así poder afrontar combates donde la diferencia de nivel es notoria, con esto se gana afinidad y resistencia contra un tipo especifico de enemigo. Derrotar a una pandilla que esta 15 o 20 niveles encima de la tuya es realmente satisfactorio y consagra al punto más alto del juego, lo que no deja de ser contradictorio cuando la premisa del mismo es ganar la paz por sobre la violencia, pero no nos fijemos en esos detalles.

Evan el constructor

Una de las sorpresas del juego es la decisión de los desarrolladores a la hora de tomar elementos un tanto lejanos dentro de lo que se puede esperar en un JRPG, como son la administración de territorio y la estrategia en tiempo real.

Como sabemos la misión principal de Evan es construir un reino y es lo que, literalmente, hay que hacer. La mecánica no es más que la clásica premisa que vemos en otros juegos de construccion, a partir de un territorio pequeño ir avanzando a medida que se desarrollan distintos tipos de fabricas, viviendas, tiendas, entre otras estructuras. Siempre en el típico intercambio de nuevas estructuras x plata + tiempo.

A la vez debemos también formar un ejercito capaz de defender y atacar cuando eso de la paz para todos no resulte. Ambos sistemas son similares a todo lo visto en juegos del estilo, pero la gracia esta en los personajes que se pueden reclutar, muchos de ellos tienen las mejores historias del juego… otros se consiguen vía sidequests o te dan esos sidequest después de reclutarlos, por lo que dedicarse a este item es clave para disfrutar el juego a cabalidad. Es fácil gastar más de diez horas solo en el micromanejo del reino y su ejercito, pero la esplendida narrativa hace que cualquier esfuerzo valga la pena.

El legado de Miyazaki

Una de las dudas más grandes antes del lanzamiento del juego era que pasaría con la dirección de arte sin la guía del estudio Gihbli, y si el equipo encargado del desarrollo estaría a la altura de lo hecho en la primera entrega. Por fortuna la respuesta es más que positiva, no solo se han mantenido las directrices artísticas, si no que Level 5 logra construir sobre ellas un estilo propio, entregando un juego hermoso, sorprendente y lleno de detalles que sin duda dejará satisfechos a los fans de Miyazaki y del animé en general. Da gusto ver como un buen trabajo artístico le da sentido y personalidad a un juego, en una época donde lo que manda es el fotorrealismo sin concesiones.

Ni No Kuni II es un juego robusto, con un gran gusto artístico, fantásticas mecánicas de combate y gameplay, que se atreve a traer elementos poco habituales a un estilo de juego que es marca registrada de la casa. Quizás falto un poco más de riesgo en cuanto a su narrativa y al desarrollo de ciertos personajes, pero en el balance final es un título que merece ser jugado y apreciado por entregar un concepto y una idea de juego que parece en vías de extinción. Ojala veamos más de esto en el futuro.

Andrés

13 posts
0 comments