Reseña Pro Evolution Soccer 2018
Reseñas
4

Reseña Pro Evolution Soccer 2018

25 septiembre, 2017
8 Comments
15 minutes read

Septiembre trae, para los chilenos, un par de preguntas endémicas. La primera es cuantos kilos demás nos quedan tras la ingesta indiscriminada de carne, empanadas y xixita durante las fiestas patrias, la segunda es que tal están el FIFA y el PES.

La guerra de los simuladores de fútbol entre las franquicias de Konami y Electronics Arts es de largo aliento y ha cambiado de ganador varias veces. En el último lustro ha sido FIFA el juego que se ha llevado el triunfo merced a una presentación impecable, un entorno online gigantesco que hace palidecer al MMO más pintado y a una jugabilidad que, en mayor o menor medida según el año, siempre tiene algo nuevo que ofrecer.

Pro Evolution Soccer (PES para los amigos, el hijo de bastardo de Winning Eleven para mi) por otro lado ha vivido años complejos. Para empezar ha debido cargar con la cruz de pertenecer a Konami, compañía de capa muy caída en los últimos 10 años, a eso se suma las tremendas dificultades que tuvo el equipo para trasladar la saga en la séptima generación, situación que ayudó muchísimo al renacimiento de sus rivales. PES lleva años buscando sin suerte la fórmula para volver a la época de gloria de fines de los 90 donde reinaba sin contrapeso, esta versión modelo 2018 mejora muchas cosas y reafirma otras que vienen de las últimas dos iteraciones, sin embargo aún le queda trecho para ponerse al nivel de FIFA y finalmente poder plantear un partido parejo.

  • Desarrollador: Konami
  • Fecha: 12 de septiembre 2017
  • Publisher: Konami
  • Plataformas: PlayStation 3, PlayStation 4 (revisada), Xbox 360, Xbox One y PC
  • ESRB: E – Para todos

2 pasitos pa’ adelante, 1 pasido pa’ atrás

Las buenas noticias aparecen apenas nos disponemos a jugar el primer partido. El ritmo y la velocidad de juego finalmente han sido llevadas a un nivel jugable, en ediciones pasadas el juego se debatía entre si volver a la simulación hardcore de joyas como Winning Eleven 4 o seguir el camino más “arcade” impuesto en la séptima generación, esto trajo como consecuencia una disparidad entre la velocidad de la pelota y la de los jugadores que lesionaba gravemente a la jugabilidad. Finalmente en esta edición la cuestión ha sido resuelta en favor de un ritmo calmo y juicioso que permite construir jugadas desde el fondo y no estar saltándose el medio campo repetidamente a base de pelotazos. El framerate del juego también ha sido mejorado significativamente convirtiendo el acto de jugar un partido en una experiencia agradable mecánica y visualmente.

Ahora bien, que el ritmo de juego haya sido llevado a nivel FIFA no significa que los desarrolladores se hayan rendido y decidido copiar a su competencia sin más, el adn PES sigue intacto en la base del gameplay y esta vez brilla con fuerza después de mucho tiempo. Una de las cosas buenas que nos ha dado esta guerra de franquicias es que tenemos dos juegos que se tratan de lo mismo pero hacen cosas distintas. Al juego de posición instaurado por FIFA desde el 2010 a la luz del Barca de Pep, PES le opone un juego de control y salida rápida que privilegia el desmarque y la búsqueda de espacios. Esta premisa que está en el alma del juego desde siempre vuelve en gloria y majestad en PES 2018 y produce las mejores sensaciones posibles, hay algo mágico en meter una pelota filtrada entre los centrales adelantados, dejar solo a tu delantero de cara al arco, sacarte al portero rival con una finta y hacer el gol con el arco descubierto. Esas emociones olvidadas en el tiempo reaparecen acá y quizás ese sea el mejor cumplido que le pueda hacer al juego.

La física también ha sido pulida notoriamente, al haber más juego de mediocampo las refriegas se multiplican y los partidos se tornan más golpeados, la física tanto de los jugadores como del balón responde bien al desafío y provoca batallas por la posesión realistas y divertidas. La pelota también se comporta de forma mucho más lógica, ya no se siente como un globo cuando anda por el aire y los efectos se sienten y se controlan mucho mejor.

Otro ítem mejorado es el de los arqueros, que pasaron de no atajar nada el 2015 a atajar más o menos el 2016 a hacer un bastante mejor trabajo el 2018, haciendo tapadas lógicas, cortando centros y pelotas aéreas con seriedad y en general no cometiendo las chambonadas horrorosas de pasadas versiones, aunque no faltan las excepciones.

Donde sí queda mucho trecho por mejorar es el sistema de disparos, los delanteros tienen la irritante costumbre de disparar sobre la humanidad del guardameta antes que sobre los espacios vacíos de la portería y ni hablar si tienes algun defensa molestando porque la más mínima e insignificante carga hará que tu remate se vaya completamente desviado, al final, disparar correctamente es mucho más un acto del azar que una habilidad perfectible. En la lista de cosas que arreglar para el 2019 esto debería estar en primer lugar.

Otro ítem al debe es la Inteligencia Artificial, si bien es cierto que los equipos son versátiles y en la mayoría de los casos tratan de jugar a semejanza de sus contrapartes reales, muy pronto se empiezan a notar las fallas clásicas en los PES de toda la vida, con jugadores que sacan mal la pelota desde el fondo y en ataque son capaces de repetir el mismo amague cien veces, en cualquier nivel de dificultad.

En resumen, PES se siente muchisimo mejor este año de lo que sentía en el pasado, mucho de lo que hizo de los PES originales juegos legendarios está de vuelta y eso es una señal de esperanza muy prometedora, sin embargo, hay sombras dentro del gameplay que es necesario abordar para liberar el real potencial de la franquicia.

El talón de Aquiles

Donde lamentablemente, aunque predeciblemente también, las noticias si son malas es en la presentación del juego. Empezando con que la portada y la pantalla de inicio tienen a Neymar con la camiseta del FC Barcelona, un error totalmente evitable y que solo se explica por la flojera del equipo de marketing. Los menús del juego siguen siendo los mismos desde el año 450 antes de cristo y no es que siquiera sean buenos o bonitos, la música es repetitiva y sinceramente no tiene nada que ver con fútbol o con al menos crear un ambiente agradable.

Ahora toca hablar de las licencias (uff) darse el trabajo de buscar “option files” y editar nombres manualmente era una tarea aceptable el 2001, cuando PES era el juego definitivo y nada le llegaba a los talones, incluso para mi era disfrutable porque me servía para interiorizarme sobre los planteles e imaginería de los equipos en una época en que Internet no era común. Pero estamos en 2017 y si tu rival tiene las 20 mejores ligas licenciadas y listas para la acción desde el día uno, tienes que esforzarte un poco. Es una simple tontera tener la licencia de la Champions League si en tu juego no existe el Bayern Munich o el último campeón se llama MD WHITE. Este es un apartado donde las excusas se acabaron hace 10 años y tener un par de equipos licenciados en las ligas grandes no basta. la dejadez de Konami en este apartado es ridícula y seguir tratando de buscarle alguna justificación es un autoengaño triste.

Quizás el único consuelo para PES en esto es que sigue teniendo la licencia de los equipos chilenos, una pequeña victoria que será apreciada por varios, sin duda.

Un bosque de piernas

Otra novedad esperada este año es la inclusión del dueto Claudio Palma – Aldo Rómulo Schiapacasse y la verdad es que pasan la prueba. Los comentarios tienen sentido la mayor parte del tiempo y se nota el trabajo profesional y dedicado de ambos. En lo que si voy a reparar es para qué gastar plata en talento local si los vas a mandar a recitar las mismas frases prefabricadas de todos los PES. La idea era, se supone, darle sabor criollo al relato y al final se nota que les dejaron muy poco para improvisar y sacar su lado humorístico y pintoresco. Mejor gasten plata en licencias.

Ufff… 👀

En cuanto a contenido no hay nada nuevo bajo el sol, todo lo que estaba en PES 17 está en el 18 y nada más, el online sigue siendo muy malo e inestable y es un milagro jugar alguna cosa en línea sin tener que esperar hasta el soponcio, y eso que tengo la version de PS4 que, supuestamente, es la mejor en ese aspecto. He recibido feedback de gente con las versiones de PC o XONE y para ellos el juego online es un hermoso sueño que nunca se materializa. De nuevo la flojera de Konami dando cátedra.

Atrapado por su pasado

Reconozco que siempre me cuesta hablar de Pro Evolution Soccer porque tengo un apego emocional a la saga (eso será tema en un especial que se viene pronto) y siempre tengo la esperanza de que el juego nos sorprenda y vuelva a romper los moldes y marcar tendencia como la trilogía Winning Eleven 4, 5 y 6 pero eso todavía es un deseo sin cumplir. Se nota que los devs han puesto su mejor esfuerzo en entender el motor y tratar de recuperar el espíritu del PES clásico, pero debe ser muy complicado trabajar en una compañía que hoy se siente mucho mas comoda explotando sus licencias en slot machines y pachinkos que haciendo videojuegos. El juego necesita mucho más que el puñado de meses que otorga una franquicia anual para tomar aire y hacerse cargo de los temas que quedan por mejorar pero es muy difícil que los desarrolladores puedan conseguir ese tiempo en las actuales condiciones.

La próxima semana le pondré las manos encima al nuevo FIFA y podré sacar conclusiones definitivas sobre la batalla de este año. Solo puedo decir que PES 2018 es un juego muy disfrutable, que ha mejorado una enormidad en los últimos tres años y que es mejor tener fe en que las cosas sigan mejorando en el futuro, para bien de los que amamos la saga y al deporte rey.

Andrés

2 posts
0 comments
  • Kick-Ass (el patea-weas)

    Muy buena Review Don Dr3nd4r, atento a los detalles, le doy un like 😀

  • Koto der Toten

    Buena reseña, recuerdo que mucho tiempo estuve metido en la pasta de los “option files” para crear equipos propios. Pero por lo mismo dejé de jugar PES, ya el tiempo se me hacía más corto para dedicarselo a la creación y edición de equipos.

    • Igual ahora ha mejorado bastante la situación, ya que casi todas las ligas importantes (excepto la Bundesliga) tienen sus respectivos equipos y jugadores reales. Basta con corregir nombres de equipos, escudos y camisetas, y desde PES 2017 que se hace cargando 1 archivo por equipo desde un pendrive. Te toma a lo más una hora.

      • Koto der Toten

        Me imagino que ahora es más sencillo, pero en vez de agregar la Bundesliga yo creaba una liga propia con equipos ficticios. Ahora mi tiempo libre lo dedico a otras cosas como hacer mods para Doom.

  • El PES 2018 es demasiado similar al 2017, al que le dediqué muchas horas. Tanto así que estoy dudando si comprarlo o no. A mi gusto el gameplay ya está muy perfeccionado y podría aguantar así por un par de años más, lo que necesita Konami es darle un overhaul de presentación y de márketing. No saben capturar la atmósfera del deporte, no saben hacer trailers, no saben licenciar equipos. Toda la plata que se gasta en “exclusivos” y partnerships imbéciles como el Barcelona, el Colo o el Valencia (que nada tienen que ver con las licencias, que ya las tenían) podría volcarse a mejorar el espectáculo del juego. Eso necesita el juego para empezar a vender más copias. Lo penca del online es un síntoma de las bajas ventas, creo yo. PES vende menos de 10% de lo que vende FIFA, no hay comparación ahí.

    • andres ipinza

      lo malo que es todos sabemos y entendemos eso, menos Konami

  • capzlock

    Buena reseña pero diganle a Roboto que no sea tan fanboy de Fifa….si igual hay errores estéticos en el juego….como el hecho de los estafios génericos o licencias a medio traer. Eso y puto arbo robando hasta los colores de temuco en fifa

  • borkzGG

    No entiendo a Konami, tienen un juego que en mecánicas está bastante pulido, pero viejo… un esfuerzo y adquieran licencias! (sé que están los option files, pero estamos en 2017) siento que con eso llamaría mucho más la atención para el común de la gente que está entre FIFA o PES.