Reseña The Surge
Reseñas
5

Reseña The Surge

23 Mayo, 2017
1 Comments
22 minutes read

De la mano de Deck13, quienes anteriormente lanzaron el tibiamente recibido Lords of the Fallen, viene una nueva entrega del ya prácticamente establecido subgénero de los “soulslike” (juegos similares a Dark Souls): The Surge.

  • Desarrollador: Deck13 Interactive
  • Fecha: 16 de mayo 2017
  • Publisher: Focus Home Interactive
  • Plataformas: Playstation 4, Xbox One y PC (revisada)
  • ESRB: M – Mature +18

The Surge es un juego acción-RPG de ciencia ficción donde manejas a Warren, un hombre parapléjico que vive en un futuro donde el mundo ha pasado por un montón de desastres naturales, y donde la línea entre hombre y máquina se ha vuelto muy borrosa.

Pésimo primer día en la oficina…

Luego de una introducción muy al estilo Half-Life, llegas a tu primer día de trabajo en CRYO: una empresa tipo NASA que busca solucionar los problemas ambientales del mundo, entre otras cosas. Después de una escena en donde se te instala a la fuerza un armazón, sin muchas explicaciones eres lanzado a un basurero de desperdicios electrónicos y el juego comienza… Ahora Warren puede caminar gracias al armazón, pero aparte de eso, todo parece haberse ido al carajo.

Similar a como se presenta en Dark Souls, no hay mucho contexto en la historia y todo es bastante críptico desde el principio. Tienes que ir descubriendo qué sucedió en CRYO en base a pinceladas que vas encontrando en logs de audio, diálogos con los NPCs y terminales de información. Depende de ti explorar lo suficiente como para armar el puzle por completo y entender lo que está pasando. Lo único que sabrás al principio es que las máquinas se están tomando el mundo y deberás sobrevivir como sea.

A pesar de que el estado distópico del mundo podría ser usado para contar una muy buena historia, a mi parecer estuvo un poco desaprovechado y se va mucho en clichés típicos del género. Además, Warren como protagonista no tiene ningún brillo: su diseño no destaca en nada y sus líneas de diálogo hacen que pareciera estar mínimamente preocupado, a pesar de todo el caos que está ocurriendo a su alrededor. No muestra miedo ni dolor (fuera de la intro), muestra muy poca emoción en general y parece estar bastante tranquilo para haberse vuelto una bestia de matar máquinas.

Lo mismo pasa con los NPCs que irás encontrando en el juego, quienes sirven para contar un poco más la historia y además te darán algunas “sidequests” opcionales. No sé si será por una actuación de voz más bien plana o un libreto no muy bien elaborado, pero lamentablemente la mayoría de los personajes son completamente olvidables. Quizás ni siquiera recordaría del nombre del protagonista si no fuera porque al salir de la enfermería lo escuchas muy seguido. Al igual que en Lords of the Fallen, el protagonista es predeterminado y no hay nada parecido a una creación de personajes. El mejor personaje del juego es Don Hackett, el portavoz de CRYO que hará aparición en variadas pantallas a lo largo del juego. Lograron captar a la perfección cómo se expresa un “vende-humos” de Silicon Valley.

Robot Souls

El combate en The Surge se sentirá automáticamente familiar para todos quienes hayan jugado algún “soulslike”, pero por supuesto que tiene nuevas adiciones que hacen que tenga algo de variedad y sabor propio. En vez de tener ataques débiles y fuertes, Warren puede ejecutar ataques horizontales o verticales que juegan un papel importante en la mecánica de desmembramientos que tiene el juego (hablo sobre esto más abajo). Puedes equipar un arma a la vez, y dependiendo del tipo de arma se usarán en un brazo, en ambos brazos o a dos manos. Cada arma tiene un set de combos que puedes descubrir a medida que vayas probando alternando entre ataques horizontales y verticales. Si bien el juego no castiga por “machacar” botones al atacar, premia por la precisión a la hora de hacer los combos, restando menos estamina por cada golpe. Hay una gran variedad de armas en el juego, por lo que seguramente encontrarás algo que se acomode a tu estilo. Lo mío es usar un arma de una mano, porque me gusta el balance entre velocidad y fuerza de ataque.

Mientras más uses un tipo de arma, más habilidad ganas para ese grupo. Ésto puede jugar en contra a la variedad del juego, ya que si “leveleas” mucho un grupo (por ejemplo, armas de una mano), ¿Qué incentivo tendrás para empezar de cero con otra arma que te llame la atención más adelante? Al menos los enemigos más fuertes harán que la barra suba más rápido para tener una leve compensación.

En The Surge no hay escudos, bloqueas con el arma que tengas equipada. Mientras bloqueas no te puedes mover y vas gastando estamina constantemente. Mientras estás bloqueando puedes saltar o agacharte para esquivar. Para evadir golpes no ruedas como Dark Souls, sino que usas “dashes” como en Bloodborne. Sin embargo, acá no hay cuadros de invencibilidad, por lo que debes ser preciso en elegir el momento y la dirección de la evasión.

A final de cuentas, el combate en The Surge se siente bastante bien. Se siente el peso de las armas y la intensidad de los impactos, especialmente cuando logras romper las armaduras de tus enemigos.

En The Surge cuentas con 3 barras: las ya conocidas de salud y estamina, y una nueva barra de energía, la cual se irá llenando a medida que ejecutes golpes de corrido. Con la barra de energía puedes activar muchas de tus habilidades extras de tus implantes, como también mandar a atacar a tu dron compañero.

La característica más particular del combate en The Surge es la capacidad de poder marcar partes individuales del cuerpo de tu oponente donde quieras centrar tus golpes. Puedes marcar la cabeza, el torso y cada brazo y cada pierna por separado. Cuando marques alguna parte, los colores azul o amarillo te indicarán si esa parte del cuerpo cuenta o no con armadura. Las partes azules representan áreas sin armadura, si te concentras en ellas harás más daño a tus oponentes y tendrás más oportunidades de interrumpir sus ataques y desbalancearlos. Las partes amarillas representan áreas con armadura y si te concentras en éstas, la pelea se hará más difícil. Pero haz suficiente daño a una parte con armadura y podrás realizar una ejecución que cortará esa parte del cuerpo de tu enemigo, así obteniendo los diagramas para poder fabricar tú mismo esa arma o parte de armadura que cortaste. Por cierto, las animaciones de las ejecuciones son maravillosas. Jamás me cansé de mirarlas durante todo el juego, además que hay mucha variedad en ellas.

Hogueras de metal

Las mejoras y diagramas que vas obteniendo al ejecutar a tus enemigos deberán ser usadas en la enfermería (Medical Bay), que es el símil de las hogueras de Dark Souls en este juego. Cada mejora te costará Chatarra (Tech Scrap), la cual es la equivalente a las almas de Dark Souls. La Chatarra también te sirve para subir de nivel tu núcleo, así que también deberás tomar una decisión: ¿Mejorarás tu equipo actual o subirás de nivel el poder de tu núcleo? Por supuesto, como buen “soulslike”, si te matan puedes recuperar tu Chatarra en el lugar donde moriste, pero esta vez tendrás un tiempo limitado para hacerlo, el cual irá sumando tiempo si es que matas enemigos en tu camino.

Al subir de nivel irás ganando más capacidad de poder, teniendo acceso a poder equipar piezas de armadura o armas más potentes y, lo más importante, desbloquear nuevas ranuras en tu colección de implantes (similares a los anillos de Dark Souls). Los implantes te permiten equipar una gran variedad de modificadores ofensivos y defensivos que pueden cambiar radicalmente tu estilo de juego. Acá es donde decides si prefieres tener más estamina, más hp, mayor daño con ciertas armas. Puedes equipar un número fijo de inyecciones de salud, o, si te gustó el sistema de recuperación de Bloodborne, hay un implante que te permite curarte por jugar agresivamente. Hay muchísimas combinaciones posibles y lo mejor es que puedes cambiarlas en cualquier momento del juego mientras estés en una Enfermería, por lo que si una zona te está causando muchos problemas, quizás sea buena idea probar otra estrategia cambiando el build de tu personaje con diferentes implantes.

Debo admitir que, para mi, The Surge fue más complicado en sus mecánicas que cualquier juego de la franquicia Souls. Además lo sentí muchísimo más difícil, pero eso es en parte porque tardé en darme cuenta cómo funcionaba exactamente el sistema de mejoras del equipo: Básicamente hay que “farmear” muchas veces las partes que quieres para poder obtener los materiales necesarios para poder subirlas de nivel.

Por otro lado, no hay enemigos fáciles o débiles en el juego. De hecho el juego se concentra muchísimo en los enemigos normales en vez de en peleas contra jefes (las cuales fueron MUY pocas, a mi gusto). Hablando de los jefes, hubo un par de ellos que realmente me sorprendieron por su creatividad dentro de la temática industrial-robótica del juego, y a su vez hubo otro par que me decepcionó por lo poco inspirados que fueron sus diseños. Hay varias inconsistencias en ese ámbito.

Volviendo a los enemigos normales, la mayoría de ellos pueden matarte de 2 o 3 golpes, y puede que no muchas veces sus ataques sea bien “anunciados” con sus animaciones, por lo que probablemente provocarán que mueras muchas veces. Al menos yo lo hice. Mucho.

Poco que ver, mucho que morir

El diseño de niveles es uno de los puntos más fuertes de The Surge. Yo se lo atribuyo en buena parte a que Deck13 decidió no hacer un mundo tan abierto, sino que pocos niveles complejos interconectados de manera semi-lineal. Los niveles en The Surge no son tan grandes, pero debido al buen uso de espacio, mucha verticalidad, pasajes subterraneos, ascensores y otros tipos de plataformas, hacen que la exploración se sienta muy densa. El juego premia la exploración poniendo muchos ítems escondidos en todos los rincones posibles. El buen diseño de niveles también se ve reflejado en cómo constantemente estás abriendo atajos que te llevarán de vuelta a la enfermería del nivel en donde te encuentras. Me pareció genial que, muchas veces durante el juego, abrí un atajo que estaba detrás de unas cajas o un objeto rompible que estaba muy cerca de la entrada misma de la enfermería y yo, habiendo pasado muchas veces por ahí, nunca lo vi.

Al ser pocos niveles dentro de un área relativamente pequeña dentro de las instalaciones de CRYO, muchas veces puede causar una sensación de monotonía en el ambiente industrial del juego. Éste es uno de los problemas más notorios de la dirección de arte del mismo y hace que muchas áreas se sientan muy similares entre sí. Hay algo de variedad, pero quizás pudo haber más para que los lugares fueran más memorables.

Hay partes donde el juego te lleva por túneles muy oscuros y con la visión reducida a la pobre luz de tu armadura, cada encuentro con un enemigo que apenas puedes ver se vuelve bastante tenso, además de estar acentuados por efectos de sonido y música que le dan un toque casi como de terror.

Mi mayor problema con el juego es que, como los enemigos son tan difíciles y las áreas tan densas, muchas veces preferí pasar corriendo entre medio de los enemigos en vez de quedarme a pelear, porque el riesgo de perder era demasiado grande si se me juntaba más de un enemigo a la vez. Muchas veces terminé corriendo directamente al siguiente switch que me permitiera abrir un atajo para poder seguir progresando con el nivel.

Seguramente los fans más hardcore de los soulslike se encontrarán emocionados por la dificultad y los caminos laberínticos del juego, pero yo creo que jugadores más casuales se verán absolutamente espantados y frustrados. Yo, que me considero un veterano de la franquicia Souls, tuve muchos momentos de frustración con la dificultad de The Surge, así que es algo a considerar si es que no te gustan los desafíos demasiado exigentes.

En un mundo de máquinas, los FPS cuentan

El apartado artístico es una cosa… ya dijimos que se queda un poco corto en creatividad y variedad, pero el apartado gráfico duro como tal es otra cosa. Los efectos de iluminación, los materiales de los ambientes de los niveles, las armas, armaduras, efectos de partículas y demases se ven realmente bien, y está sin duda dentro de lo mejor que hay actualmente en el género. Pero le hacen falta esos momentos donde una vista espectacular te deja boquiabierto. Simplemente no pasa.

El juego se siente bien optimizado y corre bastante bien en PC. La versión de PS4 Pro tiene la opción para jugarlo a 60 FPS, la cual por supuesto es la recomendada para este tipo de juegos. En las versiones de PS4 y Xbox One, el juego está limitado a 30 FPS, pero es bastante estable, por lo que no hay mayor problema.

El juego cuenta con muchísimas opciones de personalización de la experiencia, desde cuánta información aparece en pantalla, hasta personalización ínfima de los controles. Imposible no sentirse cómodo jugando con los controles como se te dé la gana. En mi caso configuré los botones al más puro estilo Souls y el resto ya se me hizo natural.

La música del juego no toma tanto protagonismo, pero jamás la sentí una molestia, y creo que acentúa bien los momentos precisos. El único tema memorable es el de la Enfermería, que llama la atención porque es muy distinto a todo lo que nos presenta el juego. El tema lo escuché tantas veces que sin darme cuenta ya lo estaba tarareando por ahí. Si vas a jugar The Surge, anda haciéndote la idea de que vas escuchar este tema muchas veces

Ahora, los efectos de sonido son otro mundo. No me quiero imaginar la cantidad de horas que pasaron grabando foley de metal con metal chocando incontables veces para lograr la cantidad y calidad efectos que incluye el juego. Cada paso, golpe, impacto, quebraduras y demases están muy bien representadas en este aspecto, y no tengo absolutamente nada negativo que decir al respecto. Realmente se las mandaron con el sonido.

Es difícil evaluar The Surge sin constantes comparaciones a los títulos que lo anteceden. Es más, al principio sentí un poco de disgusto porque muchas cosas se sentían fuera de lugar, fuera de la zona de confort a la cual me acostumbró la franquicia Souls. Sin embargo después de encontrar al segundo jefe y ver el potencial que tenía el juego, comencé a abrir la mente y aceptar los cambios que propone el título. Y, honestamente, me alegra haberlo hecho y disfruté mis 30 horas con él.

Es como las weas… pero weno a la larga. A la larga, es weno.

The Surge es definitivamente una mejora con respecto a Lords of The Fallen y pasa a ser una buena inclusión al género de los soulslike. Sin embargo es difícil recomendarlo a precio completo cuando hay tantos otros action-rpg recientes que lo superan: Dark Souls 3, Nioh, Horizon: Zero Dawn, The Witcher 3 y NieR:Automata, actualmente están más baratos que The Surge. Recomiendo esperar una buena oferta, a menos que le tengas muchas ganas al juego.

Kris

I am a meat popsicle. Twitter | Facebook | Instagram | YouTube

11 posts
0 comments
  • Una excelente review sobre el juego, mencionando muy bien los puntos fuertes y los puntos débiles que posee el juego. Que el juego posea una dificultad mucho más alta que un Souls me preocupa un poco, a causa de que aún no me adecuo del todo a estos. Por otro lado, me llama bastante la atención la mecánica del uso de partes de enemigos y el leveleo de estas (aunque produzca cierto desbalanceo en las armas). Me parece una lástima que el juego posea pocos enfrentamientos de jefes, que aportan bastante a hacer memorables a este tipo de juegos. Pero al parecer, Deck13 de a poco va puliendo su visión de Soulslike.

    Saludos!